miércoles, 9 de mayo de 2012

A la caza de la torre de Atxorrotz

Eskoriatza afronta una nueva campaña de excavaciones arqueológicas dentro de la puesta en valor del castillo 
 Eskoriatza, anabel dominguez- Miércoles, 9 de Mayo de 2012

Hace cuatro años que el municipio de Eskoriatza comenzó a escarbar en las entrañas de uno de sus tesoros más preciados: el castillo de Atxorrotz. La misión se antojaba apasionante. No en vano, la fortaleza que a pesar del devenir de los años ha conseguido conservar sus restos en la cima del monte del mismo nombre, puede presumir de haber sido uno de los castillos más importantes de Gipuzkoa en la Alta Edad Media. Así que la investigación, preservación y socialización de esta joya del patrimonio cultural eskoria-tzarra era una vieja aspiración que está recogiendo sus frutos.

 Los objetivos se van cumpliendo. Tras las campañas de 2009, 2010 y 2011, la empresa navarra de arqueología Larrate, bajo el auspicio del Consistorio, afronta un nuevo asalto del proyecto de excavaciones arqueológicas. El equipo que dirige el historiador Iñaki Sagredo volverá a arrojar luz sobre una pieza clave de la historia de Eskoriatza. Y es que a nivel histórico, Atxorrotz destaca por su "extraordinaria importancia" dentro del sistema defensivo de Gipuzkoa en el siglo XII y por su sede como tenente del rey de Navarra.

La intervención ya ha dado el pistoletazo de salida. El propio Sagredo y los arqueólogos Itxaso Egizabal y Jesús López se han puesto manos a la obra. En esta nueva fase se prevé "la localización del muro interior oeste y sureste y el zócalo de la entrada con el propósito de completar el cerco amurallado del castillo principal", explican desde Larrate, que contarán con el asesoramiento de la empresa alavesa Artyco para la consolidación de la muralla.

 La documentación del potencial arqueológico de Atxorrotz incluirá también un sondeo en el interior de la ermita de Santa Cruz, del siglo XVI y que fue rehabilitada en 1953. "Se espera encontrar indicios de la construcción medieval de la base de la torre del homenaje del castillo (la estructura central), ya que lo más probable es que esta se ubicara en el lugar que ocupa la ermita, junto al aljibe y en la parte más alta del recinto", detalla el proyecto que coordina el investigador e historiador Iñaki Sagredo.

 "Al menos, a priori, el sondeo será muy interesante para conocer la tipología de las torres medievales de los castillos roqueros de Gipuzkoa, donde solo se han encontrado restos de estas características en las fortalezas de Ausa Gaztelu y Beloaga", adelantan desde Larrate. Asimismo, aprovechando que la actuación que va a llevarse a cabo obligará a levantar el suelo de la ermita, se procederá a renovar su entablado de madera dado su mal estado de conservación.  

Ultimo asalto 
'Museo al aire libre'

Esta cuarta y última campaña rematará un trabajo iniciado en 2009 donde ya se puso de manifiesto la relevancia de este conjunto arqueológico eskoriatzarra que, precisamente, el pasado marzo el Gobierno Vasco declaró Bien Cultural con categoría de Monumento. Ha sido "interesante", incluso, confrontar los resultados obtenidos con los que logró el equipo de Ignacio Barandiaran en la actuación realizada en los años 60 del siglo pasado.

Pero, al mismo tiempo, la limpieza del aljibe ha facilitado el estudio de su capacidad, labra y tipología. "Fue la primera cisterna medieval de un castillo roquero que era intervenida y acondicionada para su preservación en Gipuzkoa", precisan desde Larrate. Se han localizado materiales como cerámica, puntas de ballesta y una moneda del rey de Navarra Sancho el Sabio que "confirma su uso en el siglo XII", añade el equipo de Gestión Cultural Larrate. A lo que hay que sumar otros hallazgos que contribuyen a la puesta en valor de Atxorrotz.

En esta nueva fase, las prospecciones, catas y sondeos se prolongarán, en principio, un par de meses en la cima desde donde se divisa todo el valle de Leniz. Después cogerán el relevo las distintas actividades para socializar los resultados. "Se volverán a organizar visitas guiadas tanto para los escolares como para los adultos; un ciclo de conferencias y una exposición temporal hacia finales de año", expone Nerea Arana desde el museo Ibarraundi.

Dentro del programa de divulgación, que está reforzado con un concienzudo trabajo de recuperación y restauración para consolidar el rico patrimonio que custodia Atxorrotz, se instalará "hacia octubre" un panel informativo en el entorno de la ermita. La idea es que el yacimiento arqueológico funcione a modo de un museo al aire libre, dentro de las directrices que marca su condición de Bien Cultural. De modo que el visitante, oriundo y foráneo, tendrá la oportunidad de interpretar lo que era un castillo medieval. Y el de Atxorrotz no era uno cualquiera.  

Fuente:
Noticias de Gipuzkoa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sólo comentarios relacionados con el artículo, gracias.