domingo, 4 de enero de 2009

Llegaron los Reyes

1910...Las Sociedades Populares fueron las principales impulsoras de la Cabalgata de Reyes en los distintos barrios de la ciudad. El Ayuntamiento de San Sebastián organiza la Cabalgata desde el año 1978 que lo hizo a través del C.A.T....2009

JAVIER SADA

Según anuncian nuestras eminencias políticas, literarias y artísticas todo está muy malo»... Las cosas ya no son como eran. Se han perdido las buenas costumbres y ya no se vive la fiesta como antes. Porque es que ya no queda dinero pero ¡tratándose de una fiesta como la venida de los Reyes, dedicada a los niños, no hay padre que se atreva a pasarla por alto!... aunque haya que pasar penalidades...

El texto está recogido del periódico La Voz de Guipúzcoa del año 1900... Para la llegada de los Reyes Magos no se anunciaban cabalgatas ni recibimientos especiales, pero ya era un clásico que los niños (y niñas) pasarán la noche soñando con los regalos que en la mayoría de los casos serían algunos frutos secos, una caja de soldados, una muñeca, un cometa o una peonza.

Lo que no faltarían, cumpliendo la tradición, y aunque las autoridades municipales se empeñaran en desterrarlas de las costumbres donostiarras, serían las cencerradas. La víspera del Día de Reyes se celebraba con ruidosas carracadas que coincidían con el momento en el que los tres Magos, que en el Nacimiento habían permanecido alejados del Portal, eran acercados hasta casi el interior del mismo.

Calei Cale en su libro A través de Iruchulo (1896) nos recuerda cómo algunas amazonas, dirigidas por Joshepa Arroca, salían a la calle solicitando monedas y que a la dueña de las casas se les obsequiaba con piropos para que aflojaran los bolsillos, siendo populares las estrofas: Ate chokuan ollar bi, Batek bestia diruri; Eche ontako echekpandriak, Ama Birgiña diruri. (La señora de esta casa se parece a la Virgen).

Pero si la persona a quien se dedicaba la canción no se mostraba generosa, se cambiaban algunas palabras del texto y se le cantaba; Ate chokuan ollar bi, Batek bestia diruri; Eche ontako echekoandriak, Zorguiñ zarra diruri. (La señora de esta casa parece una bruja vieja).

En 1901 se publicó que los Reyes Magos llegaron en numeroso cortejo, «guiados por los eternos luminarios que titilan en el Cielo», aunque más parece se trata de una licencia literaria que de la referencia a una Cabalgata, citándose como tradicional la canción de «Que dijo Melchor, que dijo Gaspar, que toquen que toquen los instrumensillos ¡canasido Dios!».

Tampoco parece hubo cabalgata en 1902 cuando leemos que «Los Magos son los únicos reyes que viajan sin recepciones estrepitosas».

Por cierto que este año de 1902 el alcalde prohibió los grupos que con la cara embadurnada se dedicaban a pedir aguinaldos por la calle «dando sablazos a los transeúntes».

El Club Cantábrico, al igual que otras entidades, organizaba el día 6 tés ilustrados a los que seguiría baile y entrega de juguetes y uno de estos años, sin precisar, los Reyes «llegaron caladitos, debiendo hacer el viaje casi a nado» de lo mucho que llovía, y no estaba lejos el año en el que su llegada al puerto (los de Euskal Billera llegaban al Muelle en barco) fue todo un espectáculo por lo «mareaditos que llegaron, debido al fuerte oleaje».

Andando el tiempo, tampoco el comienzo de los años treinta parece fue muy propicio para estos eventos. En 1931 el rey Melchor anunciaba en el periódico que se despediría de todos los niños, el día 6, en su trono instalado en el nº. 13 de la calle Urbieta (Casa El Paraíso) donde también expondría los regalos de Gaspar y Baltasar, «nuevos géneros que durante todo el año se podrán comprar en La Villa de Madrid». (Fuenterrabía 13).

En el 32 se hace referencia a los roscos de reyes de las acreditadas pastelería La Mallorquina y La dulce lira y al año siguiente que Artzak Ortzeok repetirá en Reyes el concierto «que tanto éxito ha obtenido durante las navidades».

Vinculados los Reyes Magos a actos patrióticos, en 1938 sería Auxilio Social, desde su sede en el 19 de la Alameda, la que organizara festivales infantiles y reparto de juguetes en La Perla, no faltando el Hada Risa Risita y la Bruja Triquitrí.

Como cabalgata se anuncia la que en 1938 organizó Euskal Billera, participando su tamborrada infantil, para visitar, por la mañana, los Píos Establecimientos de la ciudad.

En 1939 las Organizaciones Juveniles se hicieron cargo de la cabalgata.

Organizada ya por el Frente de Juventudes, la cabalgata siguió celebrándose por dicho colectivo hasta que en 1978 se hizo cargo de ella el Centro de Atracción y Turismo.

www.diariovasco.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sólo comentarios relacionados con el artículo, gracias.