domingo, 21 de septiembre de 2008

Hallados restos de vajilla romana en Irun

Arkeolan investigará durante cinco meses sobre el terreno, antes del inicio de las obras construcción.

21.09.08 - A. MOYANO| SAN SEBASTIÁN.

DV. Arkeolan investigará los próximos cinco meses un solar de Irun en el que se ha descubierto ya un gran número de piezas de vajilla de la época romana. El hallazgo, sobre el que se trabaja desde hace ya un mes, se produjo cuando la empresa constructora del solar en el que confluyen las calles Bidasoa y Santiago alertó de la aparición de varias piezas de posible interés arqueológico durante las obras de acondicionamiento del terreno. «Se trata de un solar bastante amplio, de unos 1.500 metros cuadrados. En este caso -comenta Mertxe Urteaga-, hemos encontrado una promotora, Irunurpi, muy respetuosa, que nos pide unos sondeos en el solar en el que van a construir cuarenta viviendas y dos plantas de garaje.»

El resultado de los trabajos preliminares es que «hay restos romanos. Está todo plagado de colecciones arqueológicas, básicamente, de sigillata -vajilla de mesa-. Entonces, se hace un proyecto para sacar de una manera metodológicamente correcta todo eso, antes de que el constructor levante las casas a partir de la primavera de 2009», indica la director de Arkeolan. «Hasta ahora se han hecho las hincas, se han asentado los taludes, se ha terminado la excavación mecánica y ahora ha concluido la arqueológica».

Durante estos próximos cinco meses -en los que no se iniciarán las obras de construcción-, los investigadores trabajarán sobre el terreno en «la excavación más ambiciosa realizada hasta el momento» para determinar qué significa, desde el punto de vista histórico, este hallazgo.

Urteaga prefiere no adelantar hipótesis ya que «aún es pronto para saber qué es este emplazamiento, pero suponemos que es una zona terrestre, al borde del estuario, que por la concentración y las características de la cerámica tiene una riqueza excepcional. ¿Un almacén? No lo sabemos». Eso, sí: recalca que «simplemente rebañando lo que las máquinas han sacado a la luz, ya tenemos una caja llena de vajilla importada, posiblemente, de la zona de La Rioja». Si hubiera que datar las piezas, señala que lo más probable es que sean de entre los años 50 y 150 de nuestra era.

Urteaga recuerda que «los romanos cambiaron los hábitos de comer hasta el punto de que se necesita otra vajilla. Ellos se encargaron de suministrar esa vajilla que en la época causa furor, desde Britania hasta Siria y desde el norte de África hasta Grecia». En el caso concreto de Irun, «parece que es una ocupación romana residencial. Nos deja perplejos que haya tal concentración de sigillata. Acabamos de empezar, pero será una excavación que dará muchas noticias».

«Ha sido un verano movido para Oiasso -comenta la responsable del Museo de la Romanización de Irun-. Comenzamos con un curso de verano en el que ya dejamos claro que la teoría del ager y el saltus vasco es una soberana estupidez». Según sus explicaciones, «esta teoría considera que los romanos administraban nuestro territorio bajo dos conceptos: la del saltus -el bosque impenetrable e incivilizado-, y el del ager agrícola. En el curso desmitificamos el saltus y el ager, pero concluimos señalando que el vascorum saltus, si no está en Oiasso, está muy cerca».


www.diariovasco.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sólo comentarios relacionados con el artículo, gracias.