miércoles, 5 de diciembre de 2007

Apertura del Año Urdaneta (Ordicia)

La localidad guipuzcoana presenta hoy la batería de actuaciones e iniciativas que ha programado hasta finales de 2008 para poner en valor la figura del navegante

5/12/07 D.V. - Alberto Moyano

Una exposición, una biografía, un documental y un congreso internacional sobre Andrés de Urdaneta conforman el eje de la programación que el Ayuntamiento de Ordizia -en colaboración con otras instituciones- ha elaborado para conmemorar el próximo año el quinientos aniversario del nacimiento del navegante guipuzcoano. El Palacio Barrena acogerá esta tarde la apertura del Año Urdaneta, en un acto al que asistirán, entre otros, el lehendakari Ibarretxe y la presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal Arroyo. El alcalde de la localidad cree que ha llegado el momento de poner en valor la figura de este gran desconocido, descubridor del Tornaviaje, la ruta de retorno entre Asia y América allá por el siglo XVI.

«Urdaneta no es un colonizador, sino un hombre de principios»
Entrevista a José Miguel Santamaría, alcalde de Ordicia:


- ¿Cuál es el objetivo que se ha marcado Ordizia en la organización de este Año Urdaneta?

- El objetivo es poner en valor la figura de Urdaneta que, al final, es un personaje guipuzcoano totalmente olvidado. Tan es así que incluso en la propia Ordizia es bastante desconocido.

- ¿Cuál es la razón? ¿Quizás otros navegantes han contado contar con mejor marketing?

- Por un lado, quizás sea dejadez nuestra, por parte de su pueblo, por no haber sabido, hasta ahora, difundir su legado. Desde hace dos años, estamos trabajando mucho para poner en valor su figura y ahora queremos rescatarla con motivo de los quinientos años de su nacimiento. Si hay otros navegantes vascos más conocidos será posiblemente porque han tenido mucho marketing porque la hazaña de Andrés de Urdaneta es comparable a la ruta de la seda de Marco Polo o al viaje de Colón. Así lo reconocen en sitios en los que hemos estado -en Lima le llaman 'el Colón del Pacífico'-.

- ¿Y le habrá perjudicado también esa imagen negativa que acompaña a los conquistadores?

- Precisamente, el caso de Urdaneta no es el de un colonizador o un exterminador. Urdaneta era un hombre de principios, que respetaba mucho al próximo. Urdaneta llegó a Filipinas acompañado de otros cuatro agustinos vascos. Sólo permaneció allí cuatro meses, pero les dejó un recado a sus cuatro compañeros: «Aprended el tagalo y enseñad en ese idioma». Siempre se respetó a la población filipina y hubo también un pacto de sangre entre Legazpi y los líderes filipinos para mantener el respeto mutuo. No fue una conquista como la que se produjo en otras partes de América, con los indios y demás. No tiene nada que ver y no se puede comparar. Fue una relación de tú a tú.

- El otro riesgo de este tipo de conmemoraciones es convertir al hombre en estatua.

- Los seres humanos no somos perfectos y nunca hemos pretendido vender que Urdaneta lo fuera. Queremos destacar sus facetas de navegante, científico, cosmógrafo e incluso diplomático. Un humanista y, como dice el poema de Koldo Izaguirre, Andrés de Urdaneta fue un hombre de su tiempo. En aquella época, pudo tener trato y conocimiento del movimiento renacentista. Era un hombre muy completo.

- ¿Cuáles son los ejes de esta programación?

- Por un lado, hay actos en Ordizia, y por otro, actos internacionales. Todos ellos confluirán en el Congreso Internacional que se celebrará en Ordizia a finales del próximo año. La exposición, que estará aquí, en San Sebastián, en Madrid y en Barcelona, es fundamental. Presentaremos en marzo la biografía de Urdaneta, con datos nuevos y contrastables y en abril, el documental sobre su figura. Hay muchos más actos, pero la exposición, el libro y el documental son, junto al Congreso, los referentes de la programación. Por otra parte, hay actos paralelos en universidades de Filipinas, México y Perú.

- ¿Se corre el peligro de que sólo se interesen por estos actos precisamente aquéllos que ya conocen la figura de Urdaneta?

- Siempre hay cosas nuevas para conocer. Además, tenemos una serie de becas para investigar ya que aún hay mucho trabajo por hacer. Historiadores mexicanos de mucho prestigio ya están adelantando que el Congreso Internacional va a ser un bombazo porque saldrán a la luz nuevas informaciones. Se trata de conocer aún más a Urdaneta, sobre todo, en su propio pueblo.

- ¿Qué recepción han encontrado en las instituciones y organismos a lo que han recurrido para colaborar en la programación?

- La verdad es que estamos satisfechos con la ayuda que vamos a recibir. La Diputación, por ejemplo, no nos ha puesto ninguna pega. Y es que Urdaneta figura en la fachada del edificio foral. Será el gran desconocido de los que están ahí... Gobierno Vasco, Kutxa, las entidades privadas o incluso el Ministerio de Cultura ha prestado su máxima colaboración.

- ¿Ha costado mucho convencer a la presidenta, Gloria Macapagal, para que viniera hoy a Ordizia a la apertura del Año Urdaneta?

- No mucho. También es cierto que tenemos lazos humanos con Filipinas y con su Embajada, y además, llevamos mucho tiempo trabajando. El cónsul ha escrito el libro Los vascos y Filipinas. Tenemos buenas relaciones con todo el mundo y eso al final se nota.

- ¿Se la juega Ordizia con esta programación a la hora de mostrar sus dotes organizativas?

- Ordizia ya es conocida por eso (risas). Hemos organizado congresos internacionales ya antes y en este terreno, somos un pueblo puntero.

- ¿De dónde procede el material que conforma la exposición del Palacio Barrena?

- De San Telmo, el Aquarium y de algún centro de Madrid. Tiene zonas diferentes y arranca con el poema de Koldo Izaguirre. Son dos minutos y medio muy artísticos que, además, reflejan muy bien quién fue Urdaneta y cuál fue su contexto histórico. A continuación, hay un espacio dedicado al siglo XVI, otro para su biografía y un cuarto sobre los precursores -todos ellos fallidos- del Tornaviaje. La exposición se cierra con lo que fue el propio Tornaviaje.

- Y, personalmente, ¿cuáles son sus objetos favoritos en la muestra?

- El mantón de Manila, la impresionante reproducción de la nao Victoria y, aunque parece hoy en día algo muy sencillo, las propias especias. En aquella época no había frigorífico, ni luz, ni conservantes. La comida podía estar en malas condiciones y con algo había que disimular el mal gusto.

Los actos:

Año Urdaneta: Apertura hoy, día 5, a las 16.00 horas, en el Palacio Barrena del quinto aniversario del navegante, con la asistencia del lehendakari Ibarretxe y la presidenta filipina, Gloria Macapagal Arroyo.

Exposición: Palacio Barrena. Un recorrido por la vida de Urdaneta y la época que le tocó vivir, así como una descripción del Tornaviaje y de los intentos fallidos que lo precedieron.


www.diariovasco.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sólo comentarios relacionados con el artículo, gracias.