sábado, 15 de diciembre de 2007

El Parlamento pide al Gobierno Vasco que paralice «todas las actividades» en Sasiola.


El texto aprobado, una enmienda transaccional, no es tan explícito como el original en lo que respecta a la protección de la ladera. El PNV y el PP se abstuvieron y todas las demás fuerzas votaron a favor.

NEREA AZURMENDI

Vista aerea de la cantera de Sasiola. ==>

VITORIA. DV. El pleno del Parlamento Vasco instó ayer al Gobierno a «la modificación o ampliación del decreto» de protección del yacimiento arqueológico de Praileaitz I, en Deba, para «catalogar a la citada cueva con la máxima protección de la Ley de Patrimonio Cultural Vasco», pidiendo también «a los poderes públicos que las pautas de actuación respecto a la cueva y la ladera en la que se encuentra se basen en el principio de prudencia con el fin de garantizar la preservación de la misma».

La proposición no de ley, que por su propia naturaleza no obliga al Ejecutivo a tomarla en consideración, salió adelante con 33 votos favorables de los socios de gobierno del PNV -EA y Ezker Batua-, el PSE y EHAK, en tanto que los 37 parlamentarios del PNV y el PP -que tiene como norma no coincidir en el voto con EHAK- optaron por la abstención.

El texto insta también al Gobierno Vasco a «la paralización cautelar de todas las actividades que se den en este área», lo que implica de hecho el cese cautelar de la explotación de la cantera de Sasiola, gestionada por Hormigones Zeleta, y a que «desarrolle cuanto antes una legislación más explícita» que permita proteger efectivamente «enclaves de este género en el menor tiempo posible».

Con la firma de EA y EB

El origen de la decisión que el Parlamento adoptó ayer se encuentra en la comparecencia que protagonizaron el pasado 21 de noviembre ante la Comisión de Educación y Cultura del Parlamento la consejera de Cultura Miren Azkarate, la Sociedad de Ciencias Aranzadi y el colectivo Praileaitzen Lagunak. Fue precisamente ese colectivo quien promovió un texto, que derivó en proposición no de ley con el apoyo del PSE, Aralar y EHAK, en el que se instaba al Gobierno a «la modificación o ampliación del decreto ya en vigor para que se proteja toda la ladera descrita en la justificación [lo que queda hoy en día de la ladera del monte Praileaitz] y para la total conservación del entorno natural de Praileaitz I». La propuesta tenía otros dos puntos, prácticamente idénticos a los aprobados ayer.

En aquella ocasión, tanto EA como EB se sumaron al espíritu de la propuesta, pero no se suscribieron a la proposición no de ley ni desvelaron el sentido de su voto. En el caso de EA, Onintza Lasa indicó expresamente que se esforzaría por «buscar el mayor consenso posible y lograr que la Cámara se posicione con claridad a favor de la protección del yacimiento».

Ayer, el texto original no llegó a ser votado. En su lugar se sometió a la consideración de los parlamentarios una enmienda de transacción que contaba también con la firma de EA y EB. A diferencia de la propuesta que surgió de la Comisión, la que ayer se aprobó con el apoyo de los dos socios de gobierno del PNV no es demasiado explícita en lo que respecta a la protección de la ladera, principal punto de fricción entre los términos del decreto aprobado por el Gobierno Vasco y las posiciones de quienes defienden su conservación integral.

La enmienda que prosperó no fue, en cualquier caso, la única presentada. El PNV defendió una enmienda a la totalidad, que no salió adelante, en la que además de considerar que con las medidas actuales «la cueva conocida como Praileaitz I está correcta y suficientemente protegida» condicionaba la modificación o ampliación del decreto al hallazgo de «nuevos restos arqueológicos». Finalmente, la propuesta nacionalista instaba a las «instituciones competentes en la materia -Gobierno Vasco, Diputación Foral de Gipuzkoa y Ayuntamiento de Deba- para que sigan trabajando con la empresa en vistas a la mejor conservación del entorno en que se encuentra la cueva».

Más radical en sus propuestas era la enmienda a la totalidad presentada por el grupo popular, que solicitaba un nuevo decreto, «al considerar claramente insuficiente la actual regulación administrativa» y solicitaba la «suspensión cautelar de las actividades de explotación de la cantera de Sasiola». La enmienda -que varios grupos consideraron «mejor y más completa» que la finalmente prosperó- solicitaba también la implicación de la Universidad del País Vasco y el Consejo Vasco de la Cultura.

Acusaciones y expertos

Pese a que el PNV contribuyó con su abstención a que el texto que incluye una crítica implícita a la gestión del departamento de Cultura del Gobierno Vasco prosperara sin un solo voto en contra, el parlamentario nacionalista Luke Uribe-Etxebarria se mostró convencido -fue el único- de que el nivel de protección de la cueva es suficiente. Aseguró que el departamento dirigido por Miren Azkarate «ha actuado correctamente, porque ninguna de las investigaciones que se están haciendo ponen en duda que la cueva esté bien protegida».

Uribe-Etxeberria, que afirmó que aspira a «convertir Praileaitz en referente arqueológico vasco, europeo y mundial», fue especialmente contundente al referirse a Praileaitzen Lagunak y a la Sociedad de Ciencias Aranzadi. Recordó a los primeros que «en tanto que responsables políticos no podemos tomar decisiones en base a impresiones, sino en base a datos» indicando que «tenemos que dar con el concepto justo y equilibrado de desarrollo sostenible». En cuanto a Aranzadi, afirmó que una «institución admirada» por él en otro tiempo «ha mantenido en esta cuestión actitudes y comportamientos que me han decepcionado» promoviendo «falsedades, manipulaciones y una alarma social innecesaria». Sus palabras provocaron la intervención de la presidenta de la Cámara, que le recordó que «el público no puede contestar».

Itziar Basterrika, de EHAK, no dudó de la «buena voluntad del Gobierno Vasco» pero consideró que «no ha acertado», afirmando que en caso de duda es mejor «proteger demasiado que demasiado poco». «Las instituciones están actuando con prudencia -afirmó también la representante de EA Onintza Lasa-, pero como no sabemos cuáles serán los resultados, cuando no hay seguridad es mejor parar y actuar conforme al principio de prudencia». Lasa, al igual que el socialista Antonio Rivera y el popular Carmelo Barrio, hizo alusión al escrito en el que más de 300 expertos se han sumado a la petición de ampliar el régimen de protección de la cueva de Praileaitz a todo su entorno. «Muchos expertos afirman que hay un riesgo, y hay que hacerles caso», dijo.

«Todo indica que hay que proteger más. Lo decimos los grupos parlamentarios, y lo dicen los expertos», afirmó también Carmelo Barrio, que atribuyó al Gobierno Vasco una actitud que consideró «demasiado cerrada». «Hay detrás algo que se nos escapa. No se qué intereses habrá para cerrarse tanto, pero podría haber habido más acercamiento», sugirió, mostrándose partidario de seguir trabajando para «hacer algo positivo».

En la misma línea, el socialista Antonio Rivera reprochó al Gobierno que «desde el 21 de noviembre no se haya atisbado el más mínimo movimiento», felicitándose de que el «conjunto de los grupos» dieran una muestra de «defensa democrática y pacífica del patrimonio cultural». «El Gobierno está en condiciones de no cumplir lo que se le pide, pero esta unanimidad casi general le obliga a tener en cuenta la petición del Parlamento. Si no, tendría que interpretarlo como una especie de censura», indicó.

El representante de Ezker Batua Antton Karrera valoró también positivamente que «todos hayamos coincidido en la necesidad de proteger Praileaitz y su entorno».La única representate de Aralar en la cámara de Vitoria, Aintzane Ezenarro, no acudió al pleno, pero por medio de una nota mostró su «satisfacción porque el Parlamento Vasco haya aprobado la propuesta en la que se solicita paralizar de manera cautelar la actitividad de la cantera de Sasiola y modificar el decreto de protección de Praileaitz I» y se congratuló del apoyo de EA y EB-Berdeak «ya que lo que se perseguía era llegar a un acuerdo lo más amplio posible para obligar al departamento de Cultura a cambiar el decreto sobre Praileaitz».

TEXTO APROBADO:

Texto íntegro de la enmienda de transacción presentada por los portavoces de los grupos Socialistas Vascos, Eusko Alkartasuna, Mixto-Ezker Batua y Mixto-Aralar, aprobado con los votos favorables de PSE, EHAK, EA y Ezker Batua y la abstención del PNV y el PP:

1 El Parlamento Vasco reconoce el gran valor cultural, arqueológico y artístico de la Cueva de Praileaitz I e insta al Gobierno a la modificación o ampliación del decreto ya en vigor para catalogar a la citada cueva con la máxima protección de la Ley de Patrimonio Cultural Vasco; y asimismo insta a los poderes públicos a que las pautas de actuación respecto a la cueva y a la ladera en la que se encuentra la misma y que discurre paralela al meandro del río, desde el viejo camino de Deba hasta el extremo en el que se localiza el acceso a la cantera de Sasiola, se basen en el principio de prudencia con el fin de garantizar la preservacion de la misma.

2El Parlamento insta al Gobierno a la paralización cautelar de todas las actividades que se den en esta área.

3El Parlamento insta al Gobierno a que desarrolle cuanto antes una legislación más explícita, mediante la cual se pueda lograr la protección más efectiva de enclaves de este género en el menor tiempo posible.


www.diariovasco.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sólo comentarios relacionados con el artículo, gracias.